LLEGADA, MANEJO Y UBICACION DE GATOS ABANDONADOS EN UN REFUGIO

ANTES DE LLEGAR AL REFUGIO

Numerosas son las maneras por las que un animal nos puede llegar al refugio. Puede ser capturado, rescatado, abandonado…

La captura debería ser llevada a cabo por personal autorizado y capacitado para ello, con obligación de minimizar al máximo el stress en la secuencia de la captura. Si es con jaula trampa, procederemos inmediatamente a trasladarlo, siempre cubriendo la jaula completamente con trapo o manta. Si es con red, procederemos al momento a colocarlo en transportín o jaula e igualmente cubriremos completamente para reducir al máximo cualquier estímulo visual. Manejaremos las jaulas con cuidado y tendremos cuidado de no estresar más al animal con ruidos, gritos, o temperaturas demasiado elevadas o demasiado bajas. No debemos olvidar nunca que llevamos un animal asustado que sufre como nosotros.

Cuando un animal es rescatado por haber sido atropellado, por haber caído de un balcón o simplemente porque está herido o enfermo, debería ser manipulado con mucho cuidado por no saber si pudiera estar herido de gravedad, tener lesiones internas, fracturas… Si el animal parece herido, puede ser útil colocarlo entre mantas cubriéndolo totalmente para su traslado inmediato.

Si es un animal abandonado, nos puede llegar al refugio en una caja, bolsa, jaula, es decir, desgraciadamente de cualquier manera… Nos lo pueden lanzar dentro del recinto por encima de las vallas sin preocuparse de si hay perros sueltos al otro lado o no, nos lo podemos encontrar atado a las rejas a la espera de que algún trabajador lo encuentre… Desafortunadamente son muchas todavía las personas irresponsables que menosprecian e infravaloran la vida de un animal y no dudan en desprenderse de él de cualquier manera y con cualquier excusa, sin tener en cuenta el shock emocional y físico que el gato puede llegar a sufrir, incluso a veces desembocando irremediablemente en la muerte del animal. Falta de empatía, irresponsabilidad, ignorancia, falta de humanidad, de ética… éstas serían sólo unas pocas causas por las que una persona puede llevar a cabo uno de los actos más crueles : el abandono de un ser vivo que depende de nosotros física y emocionalmente.

No hace falta decir que un endurecimiento de las leyes sería el primer paso para la lucha contra el abandono. Abandonar y maltratar no debería ser tan fácil, abandonar y maltratar debería ser perseguido, juzgado y penado con todo el peso de la ley.

 

LA LLEGADA DEL GATO AL REFUGIO

Este es uno de los muchísimos momentos estresantes que el animal va a sufrir desde el momento en que ingresa en un refugio o protectora. Lo más probable, a no ser que sea un animal extremadamente sociable, confiado o muy cachorro, es que nos llegue asustado, por no decir aterrorizado, mostrando agresividad, con las pupilas dilatadas, incluso babeando, con disnea, taquicardia…

Lo ideal sería instalar al gato en una jaula preparada con una manta, agua, comida seca, comida húmeda y una bandeja con arena. La estancia debería estar lo más silenciosa y tranquila posible y hay que evitar entradas y salidas continuas de personal, voces, portazos, etc… Si el gato se muestra muy asustado, cubrir la puerta de la jaula con una manta o toalla para minimizar la luz y los estímulos visuales. Todo ello ayudará a que el animal se calme en mayor o menor medida, aunque si su estado de stress es muy elevado, puede tardar días en salir del estado de shock. Le hablaremos suavemente, manipularemos la jaula con mucho cuidado, con lentitud y sin brusquedad, y le ofreceremos comida o premios húmedos para ir viendo cómo evoluciona su estado. Al limpiar su jaula, nunca retiraremos todos los utensilios a la vez, pues podría sentirse demasiado desprotegido de repente, iremos retirándolos poco a poco, limpiando progresivamente y organizando la jaula de nuevo. Estaremos al caso de las señales que nos mande que ampliaremos más adelante (cola, orejas, pupilas, bufidos, posición del cuerpo) para ir avanzando o retrocediendo en nuestro acercamiento. A la vez debemos observar y anotar si el animal come, si bebe, si orina y si defeca.

Si tratamos con gatos ferales muy agresivos, son ideales las jaulas dobles que se pueden separar puntualmente por la mitad con una plancha metálica. Colocaremos la plancha, limpiaremos el lado que ha quedado vacío y una vez limpio, retiraremos la separación, conduciremos suavemente al gato hacia la zona limpia y procederemos de igual forma con la zona que queda por limpiar. Retiraremos al final la separación. El animal ha sufrido poco stress y nosotros hemos podido trabajar con seguridad. Importantísimo observar en qué lado de la jaula se coloca normalmente para cubrir la puerta con una manta o toalla y así proporcionarle una zona de seguridad donde estar resguardado y tranquilo.

Caso que tengamos que inyectar algún medicamento, la mayoría de gatos suelen quedar inmóviles si los cubrimos suave y totalmente con una manta por encima. Si se trata de un animal extremadamente agresivo, feral o muy asustado, es mejor utilizar jaulas de contención o guantes especiales para nuestra seguridad y para la seguridad del gato, y para minimizar en lo posible el stress del momento y de la manipulación. Si el animal es sociable y confiado, podemos medicar o inyectar y ofrecer algo de comida palatable para minimizar siempre en lo posible un momento desagradable o algo doloroso.

LOS PRIMEROS DIAS EN EL REFUGIO

Es durante los primeros días en el refugio cuando el gato recién llegado es más susceptible de contraer enfermedades debido al manejo, al stress, al cambio, al miedo, a la dura adaptación, a la inevitable caída de defensas, a la carga bacteriológica latente en el refugio…

Si es un animal proveniente de la calle, probablemente puede incluso llegar a sentir algo de alivio al encontrar refugio, agua y alimento, aunque lo más probable es que la carga de gérmenes latente lo haga enfermar a la semana o dos aproximadamente.

Si es un animal proveniente de un hogar, deberemos prestarle mucha atención, controlarlo diariamente y no bajar la guardia en un largo período de tiempo. Lo más probable es que se quede arrinconado, preferiblemente en alguna estantería alta, y no bajará para comer, ni beber ni hacer sus necesidades. Le colocaremos agua, alimento seco y alimento húmedo al lado, y vigilaremos los signos de stress que nos envía (pupilas dilatadas, ausencia de acicalamiento, pérdida de peso, inmovilidad). Si en 3-4 días no observamos mejoría, si vemos que el gato no se mueve de su escondite, deberemos buscar urgentemente un hogar o una casa de acogida para evitar daños mayores e incluso que el animal deba ser hospitalizado. Recordemos el riesgo muy probable y elevado de sufrir una lipidosis hepática debido a una repentina pérdida de peso por negarse a ingerir ningún alimento, sobre todo en gatos y gatas de cierto peso que de repente dejan de comer. Estaremos atentos a cualquier otro síntoma de enfermedad probable de ser desarrollada en este período de adaptación como psialorrea, fiebre, hipotermia, alopecias, falta de acicalamiento, deshidratación… y aprendamos a reconocer  rápidamente los primeros síntomas de gingivitis, estomatitis, conjuntivitis, rinotraqueitis, etc… para tratarlos sin demora.

No es fácil tratar con el gato bloqueado que literalmente “se muere de pena”… o “se deja morir”. Y es cierto. Muchos gatos no soportan el abandono, ni el proceso de adaptación en unas instalaciones desconocidas, lejos de lo conocido, y son incapaces de sobreponerse. Intentemos hacer todo lo posible para que se sienta acompañado dentro de la desgracia de haber sido despreciado, hablémosle suavemente, acariciémosle si se deja, ofrezcámosle comida apetitosa y un lecho cómodo, intentemos por todas que no entre dentro del bucle del autoabandono con consecuencias fatales.

 

¿DONDE Y COMO UBICAMOS A LOS GATOS?

No es tarea fácil decidir la ubicación de los animales. Dependerá obviamente en gran medida del tipo y limitación de las instalaciones que poseamos.

Lo ideal sería tener una zona de cuarentena indoor donde poder alojar a los animales recién llegados en estancias individuales y así poder observar su comportamiento, si muestran algún síntoma de enfermedad (anorexia, vómitos, diarreas, etc…) por lo menos una semana, y otra zona de cuarentena para alojar a los cachorritos acabados de llegar, con el mismo fin. No olvidar nunca mantener una buena temperatura que debería oscilar entre los 23ºC y los 24ºC. El gato es muy sensible, sufre mucho con el frío, pero también con el exceso de calor. Con los cachorritos las estancias pueden ser jaulas prefabricadas, pero en el caso de los adultos, no estamos hablando de minúsculas jaulas, sino de estancias, sería cruel mantener un animal sano varios días en un continente minúsculo.

Toda gatera debería tener también una estancia o zona reservada para los animales más desconfiados, ferales, asilvestrados, gatos que no soportan la presencia humana. Sería una zona que no sea de paso, algo alejada, separada y tranquila. Debe poder ofrecer seguridad y tranquilidad a este tipo de animales que tiemblan y huyen sólo con escuchar voces humanas. Hay que respetar sus caracteres, forzándolos a vernos y a estar cerca de nosotros, no vamos a conseguir que nos acepten y se acerquen, sino todo lo contrario.

La gatera general debería tener varias casetas donde los gatos pudieran elegir en cuál colocarse, y todas deberían tener varias zonas de descanso, agua, rascadores, una bandeja y comida seca ad libitum.

Es muy importante reservar un espacio para animales con alguna enfermedad vírica contagiosa tales como la leucemia o la inmunodeficiencia felina. Nunca se debería tener en la gatera general ningún animal positivo a ninguna de estas dos enfermedades bajo ningún concepto si queremos tener una gatera sana. Ello no significa que no podamos tener una zona con positivos “sanos” y bien cuidados.

Si tuviéramos más espacios, sería interesante separar los más ancianos de los jóvenes, primero por el riesgo de enfermedades hacia los más jóvenes, y segundo para evitar que éstos pueden llegar a molestar y agobiar a los más ancianos con su energía.

No hace falta decir que si observamos algunos animales con gran afinidad entre ellos, haremos todo lo posible para no separarlos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s