JUGUETES ROTOS

img_6900

Animalismos mal entendidos. Falsos defensores. Ignorancia, arrogancia y soberbia que sólo acaban provocando sufrimiento animal. Ser animalista no significa “salvar” a todos los animales sin importar si estarán peor de lo que estaban. Animalistas que se autoproclaman con orgullo como tal, y necesitan continuamente que el público sepa y aplauda sus heroicos actos para sentirse los mejores, para ser felicitados, para regodear sus oídos escuchando que son únicos, los más valientes, los que más ayudan… no, eso no es ser animalista, eso es ser un falso animalista.

Ser animalista, a pesar de que el significado de la palabra es demasiado extenso, es luchar por las injusticias, ayudar según las posibilidades y limitaciones de cada persona, y salvar vidas sin la necesidad de airearlo a los cuatro vientos, y sin esperar nada a cambio, pero teniendo antes la seguridad y la garantía de que el animal rescatado no ha salido del infierno para caer en las brasas. Para ello se necesita algo tan básico como empatía, tener sentido común y básicamente interesarse por conocer los hábitos naturales y las necesidades vitales de la especie a rescatar.

Sacar de su hábitat gatos ferales para “salvarlos” llevándolos a un centro de acogida donde a ciencia cierta no se adaptarán, donde sufrirán stress crónico y huirán despavoridos cada vez que se les acerque un humano, donde no podrán nunca ser adoptados, donde quedarán desubicados y bloqueados con el agravante demostrado de que también les hemos privado de la posibilidad de poder devolverlos a cualquier colonia, es un crimen. Pero los falsos animalistas no escuchan, se creen en posesión de la verdad absoluta e indiscutible. Deberíamos mostrarles el cuerpo sin vida del gato feral atropellado tan sólo unas horas después de finalmente conseguir escapar del refugio, porque no, ya les dijimos que no era correcto sacarlos de su hábitat, les advertimos que no se adaptarían al refugio y que no estarían tampoco nunca preparados para formar parte de otra colonia ni para desenvolverse con un mínimo éxito en las calles. Tal vez por un momento, con el animal muerto delante de sus ojos, les haríamos ver con claridad, aunque solo fuera por un momento, que cualquier acción que afecta a terceros hay que reflexionarla dos veces y que no está de más escuchar la opinión y experiencia de los profesionales, que para eso se han formado y se siguen formando. Pero ellos no escuchan, porque la arrogancia no les deja ver ni oír las evidencias. Animales que mueren inútilmente por soberbia. Vamos a dejar de jugar a ser Dios de una vez.

Ser animalista tampoco significa hacerse el héroe, sacar de la calle a los animales de cualquier manera, y luego no saber qué hacer ni cómo actuar ni cómo atenderlos. No se puede tener en casa un animal rescatado, enfermo y desatendido. Los tenéis en casa, parasitados, enfermos, sin identificar, sin esterilizar, y los regaláis a cualquiera de la misma manera, parasitados, enfermos, sin identificar ni esterilizar… como objetos. Ponéis en grave peligro de contagio a vuestros propios animales porque no pasa nada, ya controláis… No controláis nada. El resultado son animales que padecen inútilmente por vuestra ignorancia. Bravo por ayudar a aumentar el abandono, la irresponsabilidad y el sufrimiento animal. Grandes falsos animalistas, eso es lo que sois. Si no sabéis qué hacer con el animal enfermo o rescatado, no lo cojáis, seguid los protocolos legales establecidos, avisad, y dejad que las personas que se dedican a esto se encarguen correctamente. Hay un nombre para esto, y es intrusismo. Vamos a dejar de jugar con los animales de una vez.

Fatiga compasional, resiliencia, agotamiento extremo y pérdida inútil de energías y de ilusiones por tener que batallar diariamente contra tanta agresividad gratuita, tanta ignorancia y tanta tozudez. Propietarios que traen a su animal para dejarlo en el refugio y se ofenden cuando se les pregunta que por qué lo están abandonando, porque ellos nunca abandonan, son grandes amantes de los animales, lo están “cediendo” y la obligación del personal del refugio es aceptarlo con una sonrisa y sin protestar, amortiguar en lo posible el dolor por el impacto del abandono e intentar pegar las piezas de otro juguete roto… ciudadanos que traen cachorros afirmando que estaban dentro del contenedor de basura pero están limpios y huelen a tejidos del hogar… gente que trae un perro argumentando que se lo acaba de encontrar y observar con el corazón en un puño cómo el perro se desespera al ver que la persona se va sin él… adoptantes que devuelven el animal al día siguiente de adoptarlo porque no era lo que esperaban… ¿y qué era lo que esperaban…? Animales desconcertados atados en la puerta del refugio, animales desnutridos, parasitados, asustados, enfermos, maltratados, con heridas físicas, con heridas psíquicas a veces demasiado profundas y ya imposibles de sanar… Vamos a dejar de fingir y vamos a reconocer que abandonáis a los animales porque no los queréis ni os importan. Punto final.

¿Por qué tratamos tan mal a nuestros animales? El hombre deja de ser hombre y se convierte en monstruo cuando hace sufrir conscientemente a cualquier ser sintiente, aunque no por ello deja de ser menos monstruo si lo hace inconscientemente. La lista es larga y no terminaríamos nunca… corridas de toros y otras fiestas populares donde se aplaude y se enaltece la tortura, cacerías, mataderos con manejos extremadamente crueles, experimentación…, y un largo sinfín de sufrimiento en nuestro estimado planeta. Maltratar por diversión, regodearse con el sufrimiento ajeno, matar por matar, ensañarse con un ser indefenso… ¿Por qué tratamos tan cruelmente a nuestros animales? ¿Por qué mostramos tan poco respeto por la vida y por las vidas que no nos pertenecen? Mientras reflexionamos sobre ello y nos esforzamos en vano por encontrar una respuesta que no encontraremos, unos pocos seguiremos incansablemente intentando reparar como podamos los juguetes rotos que otros han pateado, descuidado y menospreciado. Vamos a comportarnos de una vez por todas como seres humanos con capacidad cognitiva para sentir compasión y para actuar con solidaridad, humanidad y respeto. A veces las piezas se pierden y es imposible volver a montar y dejar el juguete como estaba antes de dejarlo caer…

Anuncios

16 comentarios en “JUGUETES ROTOS”

  1. Muy triste y muy ciertos todos tus argumentos y desde luego hacen reflexionar.
    Yo solo soy medio granito de arena en un desierto, hago el CES en mi pueblo y a veces puedo rescatar algún gato casero que ha sido abandonado y le encuentro adopción, siempre lo adoptan esterilizado y me aseguro de que sean buenas familias con las que no pierdo el contacto.
    Creo que es correcto, lo que me sorprende un poco es cuándo hablas de si encontramos un animal enfermo o herido, que no seamos intrusos y dejemos actuar a los que entendéis.
    No hay cosa que desee más que poder acudir a un centro y que puedan tratar a ese gato herido y se pueda recuperar, pero yo no tengo dónde acudir y hago lo que puedo sin poder meter el gato en mi casa por el riesgo que correrían mis gatos.
    Este soporte creo que es muy difícil de encontrar y es fácil que nos podamos equivocar en algo sin mala intención.
    Pero he aprendido muchas cosas que no sabía y te agradezco mucho esta carta.

    Me gusta

    1. Gracias a ti, Esther, no es facil conseguir apoyo, lo que no es correcto es sacar un animal de la calle, por ejemplo, y dejar que muera en casa sufriendo y desatendido, esto no es ayudar. O medicarlo por nuestra cuenta sin saber ni qué le estamos dando, lo cual suele ser peor en la mayoría de los casos. Todos nos equivocamos, lo que no puede considerarse una equivocación es desatender o dejar sufrir a un ser delante de nuestros ojos. Desgraciadamente pocos son los municipios que ofrecen ayuda, pero tenemos que darles voz, y entre todos podemos hacer mucho, hay que presionar a los ayuntamientos para conseguir CER y plataformas de ayuda y atención para los animales abandonados. Cada ciudadano paga por ello en sus impuestos. Es una obligación dar apoyo a perros y gatos. Queda mucho trabajo por hacer. Gracias por tu gran granito de arena, un abrazo.

      Me gusta

  2. Hola,
    Tengo una duda, sé de un lugar donde hay una comunidad de gatos ferales, y hace rato estoy tratando de esterilizarlos, soy de Chile y acá no hay políticas públicas claras de quién se puede o debe hacer cargo.
    El asunto es que mientras consigo ayuda, les hago seguimiento a las gatas y cuando tienen a las crías se las robo, las domestico, las esterilizo y las doy en adopción… Supongo que ustedes habrán visto lo feroces que pueden ser las crías de un mes o un mes y medio… Varias se han muerto de síndrome respiratorio y aunque son lactantes muchos presentan desnutrición severa.
    Este mes encontré unos gatitos que no habías visto antes, pues nunca ví a la mamá preñada… Tienen aprox dos meses y me ha costado mucho más domesticarlos, los tengo hace una semana y ya se dejan acariciar más y no se ocultan, pero aún el contacto inicial es difícil.
    Me da miedo que ya no puedan ser gatos domesticos nunca, ustedes saben a que edad más o menos el gato consolida su temor hacia el humano? Cómo digo aún son crías y están comiendo súper bien. Han subido bastante de peso y se ven mejor. Pero me da temor que no se adapten nunca como es primera vez que me pasa… No sé muy bien qué hacer.
    Gracias por su respuesta!

    Me gusta

    1. Hola, Nayade, siempre se aconseja dejar a los pequeños con la madre para que los alimente ella, lo cual les proporciona una buena inmunidad, buen peso, buena salud, sacarselos a la madre para tener que darles nosotros el biberón, no es una buena idea… por lo menos tendria que mamar de la madre de 5 a 6 semanas. Los gatitos pueden socializarse hasta las 9 semanas, después es mucho más dificil… para socializarlos, es importante utilizar comida humeda apetitosa y juego. Gracias por ayudarlos, no es fácil…

      Me gusta

      1. Normalmente se los quitamos antes porque sus mamás presentan desnutrición y tienen enfermedades respiratorias y algunos tienen calicivirus, y por eso mismo casi no tienen leche, algunos gatitos que llegan con 6 semanas ya comen solos yo creo es es por lo mismo.
        Ha sido difícil este caso… Al menos ya usan arena, pero ni un ronroneo les he pedido sacar.
        A seguir tratando entonces, mientras haya tiempo hay que seguir intentándolo.

        Me gusta

  3. Reblogueó esto en cultura y libertady comentado:
    Absolutamente de acuerdo, pero también habría que puntualizar que hay que investigar con la misma contundencia y exigencia a cada centro que se autodenomina, albergue, refugio o protectora (de las perreras ni hablamos, son campos de exterminio. Mirar con lupa porque en la mayoría de ellas se encuentran las mismas cosas que este artículo recrimina al ciudadano de a pie que se cree que ayuda cuando coge a un animal de la calle y no sabe qué hacer con él. Coherencia, respeto, conocimiento de las otras especies y mucha, mucha empatía.

    Me gusta

  4. Totalmente de acuerdo en todo. Vamos a ser optimistas poco a poco se va haciendo y cada gato feral esterilizado son menos gatos que naceran en la calle, menos peleas y menos posibilidad de transmisin de fiv y leucemia. Cada gatito sacado de la calle y sociabilizado y adoptado responsablemente (chip y esterilizado) es uno menos en la calle y darle una oportunidad a que este cuidado y querido de por vida. Asi poco a poco poniendo nuestro granito vamos avanzando y concienciando a nuestro entorno. Poco a poco se consigue pequenos pero grandes avances para ellos. Queda mucho por hacer pero mirar a otro lado no se avanzara nada. Entiendo tu desesperacion pero no estas sola. Asi que muchos animos a todos porque poco a poco llegamos muy lejos por cada uno de los que rescatamos y sacamos de la calle y sobretodo a los ferales porque sin los alimentadores y la gestion CES lo que se esta logrando con las colonias seria impensable. Gracias a todos!

    Me gusta

      1. Se lo preguntaremos a los más de 400 cachorros que nos llegan cada año, enfermos, moribundos, heridos, mutilados, muertos de hambre, de frío, ciegos, atropellados, etc… a ver qué opinan.

        Me gusta

  5. Gracias por el artículo.
    Hay también la gente que de golpe no quiere a un animal (he visto juntarse el “mi novio es alérgico y nos cambiamos de piso”) y quieren que seas tú quién haga difusión y se sienta mal al no poder quedarte en animalito, insinuan que si no compartes y difundes, el animalito acabará en la perrera, como si fuera tu culpa! Son ellos los irresponsables y me pone enferma! Verdad que no lo harían con su bebé humano? Pues porqué lo hacen con su bebé no humano? Porque los animalitos dependen de ti, son tus bebés toda su vida…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s